Rembrant


Fue uno de los mayores maestros barrocos de la pintura y el grabado, convirtiéndose en un ideal para los holandeses de esa época. Conocido por sus magistrales retratos que realizó para sus contemporáneos, sus autorretratos y sus ilustraciones de escenas bíblicas. En sus autorretratos, especialmente, encontramos mantenía la mirada humilde, trazando con ello su propia biografía. Trabajó el retrato, el paisaje y la pintura narrativa. Su pintura evolucionó de la suavidad de sus principios, caracterizada por una excelente técnica de representación ilusionista en las formas a un tratamiento posterior, más "áspero", donde invocaba las cualidades del objeto mediante la calidad táctil con que figuraba en la pintura. En sus grabados siguió una dinámica paralela, donde encontrarían la expresión no solo en la temática, sino en el material y técnica como estaba realizada.


 

Comments